Estrategias

7 Tendencias para dejar atrás la crisis del Covid-19

En tiempos de coronavirus hay muchas cosas que son de repente radicalmente distintas y no solo a ojos de los consumidores sino también de las marcas, que se han visto obligadas a dar una completa vuelta de tuerca a sus procesos (que se han llenado de telarañas de la noche a la mañana).

Además, en el nuevo contexto que ha salido de las entrañas de la pandemia los consumidores esperan de las marcas mucho más que eficiencia (aunque sea en su vertiente más excelsa).

Hemos identificado en un informe 7 tendencias para ayudar a las marcas y a sus responsables de marketing a desembarazarse con éxito de las consecuencias más nefastas solapadas a la crisis del COVID-19:

1. Propósito

Las marcas deben aprovisionarse de un propósito, pero ese propósito no puede ser meramente de boquilla. Debe ser 100% auténtico y e ir más allá de la difusión mensajes positivos con fines marketeros.

Se trata de que las marcas actúen invariablemente en base a lo que predican y de que sus palabras acaben metamorfoseadas en acciones.

En particular en tiempos de crisis un propósito coherente y auténtico (que se refleja como un espejo en todas y cada una de las acciones de las marcas) representa una oportunidad única para las compañías a la hora de tomar distancia con respecto a sus rivales y retener con pegamento extrafuerte a sus clientes y a sus empleados.

2. Agilidad

La presteza en la reacción a los cambios es vital para las marcas en momentos en que la transformación es absolutamente efervescente en el universo corporativo.

Parte de la agilidad a la que deben acogerse las marcas en los tiempos que corren es la interacción en tiempo real con los clientes, posible gracias a la digitalización integral de sus sistemas de CRM.

3. Humanidad

La dimensión humana no puede ser en modo alguno soslayada, en particular a la hora de interactuar con los clientes.

Los valores y las ideas del consumidor no deben en ningún caso permanecer en la penumbra y las marcas deben tomarlos en consideración para cimentar en torno a ellos ofertas permeados de valor y factores sociales y medioambientales.

4. Confianza del consumidor

La confianza del consumidor puede ganarse y mantenerse haciendo algo tan fácil (y tan complicado) como manteniendo las promesas publicitarias.

Hay que tener en cuenta que la confianza del cliente se mueve como una veleta y de manera extraordinariamente veloz cuando existen discrepancias entre lo que las marcas prometen y lo que hacen en último término.

5. Participación del consumidor

Con el apoyo de las tecnologías de naturaleza digital los clientes pueden convertirse de manera mucho más fácil que antes en partners de las marcas (involucrándose, por ejemplo, en el diseño de productos).

6. Fusión de industrias y ecosistemas

En el contexto actual las marcas deben estar particularmente abiertas a la hora de colaborar e intercambiar información con rivales, empresas de otros ámbitos de actividad y determinados grupos sociales. ¿El objetivo? Abrir de par en par nuevos ámbitos de negocio, nuevos mercados y nuevos grupos de público objetivo.

7. Talento

En momento tan decisivo como el actual las marcas deben espolear más que nunca el talento de sus empleados, a lo que deben colmar de mimos tanto en el plano profesional como humano.

Conviene tener en cuenta que los empleados satisfechos son quienes en último término hacen avanzar a las empresas y mejoran su imagen (tanto de de puertas para adentro como para fuera).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Hola! Estamos en línea para asesorarte en lo que necesites.